saca tus vacaciones del armario

Para

LO QUE PASE EN GRAN CANARIA SE QUEDA EN GRAN CANARIA

Lobo

2 responses

5 junio, 2014

 

 

Cabalgata Gay Pride Maspalomas 2014

Pedro tiene 34 años. Es camarero del bar familiar, en una pequeña ciudad de la costa mediterránea. Habló con sus amigos y salió del armario en 2013, pero lleva una vida bastante discreta. Como tantos, su primera noción de los gais fue el Orgullo, esa saturación de  plumerío, purpurina y colorines que florece brevemente en televisión cada primavera. Y sí, también cada primavera sufría la misma alergia. Nunca le llegó otro mensaje, y nunca entendió su sentido.

La semana pasada, Pedro se encontraba en Las Palmas de Gran Canaria visitando a unos familiares. El sábado, una prima y su novio se preparaban para “bajar al Pride”.

— ¿Al quéee?

— Al Maspalomas Gay Pride… ¡al Orgullo de Maspalomas, mi niño! —Pedro se quedó muerto.

— Pero… ¿qué demonios tienes tú que ver con ese gueto de drag queens con el culo al aire…? ¿Y tu novio qué dice? —Su prima estalló en carcajadas.

— ¿Gueto dices? ¡Ja ja ja ja! ¡El Orgullo de Maspalomas es uno de los mayores fiestones de las Islas Canarias, primito! Buena música, espectáculos gratis, ambientazo y gente de todas las edades y de todo tipo… ¿Dónde has visto a 100.000 personas bebiendo y bailando juntas… sin una falta de respeto o una pelea? Por eso nos gusta. Y claro que también vienen drag queens, ¡como en otras muchas fiestas de Canarias! Déjate de boberías y vente con nosotros, que vas a flipar.

Carrozas en la Cabalgata Gay Pride Maspalomas 2014

Pedro se negó… Luego dudó… y una hora más tarde subía a una carroza en la cabalgata del Maspalomas Pride, invitado por unas amigas lesbianas de su prima.

—¿Y tú desde cuándo tienes amigas lesbianas? —preguntó estupefacto.

—¡Ja ja ja! ¡Como sois los peninsulares! ¡En Canarias no elegimos a los amigos según les guste la carne o el “pescao”! Mira Pedro, aquí llevábamos 30 años acogiendo turismo gay cuando alguien del continente se inventó eso del “gay-friendly”.  En esta isla hace mucho que dos chicos de la mano no llaman la atención, o que una peluca rosa dejó de ser “transgresora”. ¡Simplemente es divertida! Así que olvida las etiquetas, déjate llevar, y SÉ TÚ MISMO. ¡Lo pasarás mucho mejor! —Su prima le guiñó un ojo. Sin duda, ya se imaginaba todo.

Pedro se quedó ensimismado por un momento… hasta que el DJ pinchó una remezcla de “Rise Like a Phoenix”, y la carroza explotó. Brazos en alto, copas a rebosar, y parroquianos cantando a coro con la multitud alrededor… Los ojos de Pedro la recorrieron con asombro. Había gais y lesbianas desde los 15 hasta los 80 años, y también muchísimas parejas hetero, familias con niños, pandillas de adolescentes, un grupo de más de 100 jubilados… y por supuesto turistas de todos los países, residentes y trabajadores… Y claro, bastantes disfraces, pelucas rosas y culos al aire. En resumen, gente desde lo más común hasta lo más estrafalaria. ¿Y qué? Pedro empezó a comprender. En una isla no hay mucho sitio donde esconderse. Los canarios están acostumbrados a la diversidad. El Maspalomas Gay Pride es solo su mayor celebración. Y los visitantes… solo quieren ser ELLOS MISMOS durante una semana, 24 horas al día, sin más limitación ni norma que divertirse bajo el sol, para volver a sus países con las pilas cargadas. ¡Y vaya si se divertían! Tras agradecer el consejo a su prima, un chico muy guapo junto a la carroza llamó su atención. En su camiseta fluorescente se leía una gran frase: “Lo que pase en Gran Canaria se queda en Gran Canaria”. Por un lado entendió la broma, pero por otro… “ojalá hubiera más lugares así  por todo el mundo”, se sorprendió pensando.

Fiesta de la espuma - CC Yumbo

 A la tarde siguiente, sus nuevos amigos lo pasearon hasta una gran fiesta en la plaza del Yumbo. Cientos de jóvenes medio desnudos de toda Europa eran percutidos por miles de vatios de sonido, al mandato de un DJ sobrehumano. Sus cuatro artilleros cañoneaban millones de litros de espuma, que acariciaban los cuerpos de todos sus fieles mientras compartían la misma energía y el mismo pulso. Pedro y yo nos conocimos allí, entre nubes de burbujas que velaron nuestro primer beso. Ya al atardecer, me contó su historia frente al océano y dos mojitos de coco. Algo había cambiado. Quizá no se sentía más “orgulloso”, pero sí mucho más a gusto. Quizá las Islas Canarias lo habían transformado.

Valora este artículo:
3.5 (70.22%) 45 votes

2 comentarios

manel

/ 8 junio 2014, 9:54h

the new Las Vegas

Albert

/ 24 junio 2014, 11:01h

Lo que pase en Gran Canaria se queda en Gran Canaria pero uno lo lleva dentro ahí donde vaya. Me creo completamente que Canarias te transforme. Y, sí, debería haber más lugares donde desprenderte de corsés, prejuicios y tonterías. Pero es que en pocos sitios te ponen la excusa tan perfecta como ahí 😉

Por favor, ten en cuenta que tu comentario no se publicará si contiene palabras ofensivas o de mal gusto que atenten contra la diginidad y los derechos de las personas. Te pedimos que realices la siguiente operación para comprobar que no eres un robot. Gracias por participar :-)

* Por favor, rellena todos los campos.

Utilizamos cookies propias o de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando sin cambiar la configuración, consideramos que acepta el uso de cookies de nuestro sitio. Puede obtener más información, o bien conocer como cambiar la configuración, en nuestra Informació—n legal.

acepto
Upload Image