saca tus vacaciones del armario

Para

LO MÁS NORMAL DEL MUNDO

Marcos Udón

22 Septiembre, 2015

 

IMG_9620-2048

En mi último artículo te conté cómo mis amigos se entregaban a revivir los sofocos de la adolescencia en un alojamiento 100% gay en Maspalomas. Por si aún no lo sabes, estos complejos “gay-exclusive”, tan habituales en Gran Canaria, te invitan a sacar tus vacaciones del armario… ¡sin dejar una percha dentro! Pero solo si tú quieres, claro. Personalmente yo me dediqué a leer y a escuchar música. ¿Podría haber hecho lo mismo en cualquier piscina del universo conocido? Pues claro. ¿Hubiera sido igual de satisfactorio? Difícilmente. El trato que el público LGTB recibe de los profesionales del turismo en estas islas va muchísimo más lejos del “gay-friendly”, algo que fuera se vende como una gran novedad, y que en Canarias superaron hace décadas. Hoy te quiero contar mi experiencia personal al respecto.

Mi relación de amor con el archipiélago se remonta al 2000. Desembarqué hecho un pipiolo veinteañero, acompañado de mi novio de por aquel entonces, que me doblaba la edad. En nuestras escapadas por la Península ya habíamos acumulado muchas anécdotas. Desde el recepcionista que, en su candidez, se emperraba en darnos una habitación con camas individuales y separadas, hasta el clásico de tratarnos de padre e hijo a pesar de que no coincidiera ni un solo apellido en nuestros documentos de identidad. ¡Ni un Sánchez! Siempre me había divertido, la verdad, aquella manía de pretender una cercanía que ni siquiera les pedíamos, para luego toparse con la realidad. Desde el check-in ya éramos los “raritos” del hotel, y muchos amigos míos han vivido situaciones parecidas.

Por eso me sorprendió tanto cuando, en la recepción de aquel resort de Arona (Tenerife), se limitaron a gestionar la reserva que habíamos hecho: una cama de matrimonio, bien grande y acogedora, para mí y mi acompañante. ¡Mira que es fácil, a veces! Ahí, en ese monumental hotel, templo de las vacaciones familiares, tuve mi primera demostración de la adictiva sensación de normalidad que desprenden las Islas Canarias.

Aunque la libertad tiene sus responsabilidades, claro. Hay que saber elegir lo que más te conviene. Eso lo aprendí en aquel primer viaje, durante largas tardes de animación infantil en la piscina que dificultaban mis intentos de siesta. Por eso, en mis sucesivos viajes a Canarias fui probando diferentes modelos de vacaciones. En Lanzarote me animé, al fin, a alojarme en apartamentos. Me apetecía explorar la superficie extraterrestre de la isla con mi coche y la libertad de un apartamento sin horarios de ningún tipo moló, moló mucho. Cuando más tarde unos amigos me hablaron de los resorts “gay-exclusive” en Gran Canaria, me pareció una idea maravillosa, definitiva. Aunque, como ya os conté en el artículo anterior, el concepto de “animación en la piscina” me daba un poco de respeto en ese contexto .

Conclusión: para disfrutar de tus vacaciones solo hay que saber lo que te apetece y pedirlo por esa boca. En Canarias no hay cejas alzadas ante planes locos. Tampoco hay preguntas tontas. Si prefieres un bungalow apartado para estar a tu rollo con tu marido, explícalo cuando hagas la reserva. Si te apetece salir a conocer el interior de la isla, habla con cualquier empleado del hotel. Si le preguntas a un canario sobre su isla, seguramente hasta el discretísimo servicio de limpieza, de repente, se hará de cuerpo presente para explicarte las maravillas que no te puedes perder. Pero no con aquella estudiada actitud de señalar puntos en un mapa con el boli, sino con aquella sencillez que sale del corazón, y de las experiencias de toda una vida..

Lo mismo se aplica a camareros, hamaqueros, dependientes… Ah, y los taxistas. Qué decir de los taxistas. Como en “Desátame”, si Mónica Naranjo se hubiera montado en un taxi en Canarias la dirección tampoco habría sido importante. Pero ya os digo yo que llorando no iría, la tía.

Foto: Axel Beach
Valora este artículo:
4 (80%) 1 vote

Todavía no hay comentarios. ¡Sé el primero!

Por favor, ten en cuenta que tu comentario no se publicará si contiene palabras ofensivas o de mal gusto que atenten contra la diginidad y los derechos de las personas. Te pedimos que realices la siguiente operación para comprobar que no eres un robot. Gracias por participar :-)

* Por favor, rellena todos los campos.

Utilizamos cookies propias o de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando sin cambiar la configuración, consideramos que acepta el uso de cookies de nuestro sitio. Puede obtener más información, o bien conocer como cambiar la configuración, en nuestra Informació—n legal.

acepto
Upload Image